Cargando contenido

Jugar es muy serio

Jugar es muy serio

La mayoría de las veces comienzo mis formaciones a los futuros educadores y educadoras de tiempo libre con esta frase para que vayan percatándose que nuestra profesión es muy seria.

Somos responsables, durante unos días, de la vida de muchas personitas que confían en nosotros y nosotras como si fuéramos sus padres o madres y eso requiere ser consciente de la importancia de nuestra labor educativa.

No creo que haya un monitor perfecto o una monitora diez, creo que hay personas cuya vocación es el amor a los niños y a las niñas con las que se encuentren en su camino. Pero no un amor meloso y sobreproteccionista sino un amor verdadero, noble, sincero y siempre buscando lo mejor para la persona y su educación.

Amor y escucha, dos cualidades que todo buen monitor debería de tener seguido por supuesto de la formación, la animación y la creatividad. Quizá estás leyendo esto y te surge la duda de si eres bueno o no en tu trabajo, muy fácil no preguntes a los niños si han estado a gusto contigo porque la mayoría de las veces dirán que si con una gran sonrisa, pregunta a tus compañeros y compañeras qué monitor eres.

Para ser un buen monitor, siempre hay que ser buen compañero de equipo.